IMG_0049-2.jpg

TÓTEMS

y CONSTRUCCIONES CORPÓREAS

La obra en su conjunto se desarrolla desde dos planteamientos cuyos simbolismos pueden ser opuestos y a la vez complementarios: Por un lado, los Tótems, que representan valores positivos y energías o anhelos para ser incorporados en nuestra naturaleza, y por otro las Construcciones Corpóreas, que expresan el aspecto utilitarista desde el que la sociedad categoriza a las personas y de cómo las personas mismas se objetualizan a sí mismas en su afán de validación social.

Un tótem es una planta, animal o la mayoría de las veces una escultura que identifica a una familia, una tribu u otra forma de colectivo, compuesta de símbolos y de animales, a cuyas características y simbolismos les atribuyen propiedades de protección, valor y otras cualidades anheladas por los miembros del colectivo. El tótem también comunica información acerca del origen de dicho colectivo, determinando un parentesco entre ellos. Sigmund Freud hizo popular el término en su libro Tótem y Tabú, en el que desarrolla un paralelo entre el fundamento de su teoría del psicoanálisis y la antropología de las culturas primitivas, asociando el “Totemismo" y la “Exogamia", al conflicto humano fundamental entre el deseo y la prohibición.

 

Partiendo de ese simbolismo, Escojo desarrollar tótems conformados por diferentes cuerpos humanos en lugar de elementos animales o vegetales, para enfatizar el hecho de que las características animales y naturales están presentes en nuestra naturaleza humana y ellas rigen nuestro subconsciente al igual que nuestra cotidianeidad. Presento tótems humanos para apropiar los poderes místicos de nuestra naturaleza y de nuestras diferencias como especie, recordando que construimos sentido sobre nosotros mismos en la medida en que nos relacionamos con el otro, y que es esa interacción entre nosotros como clan, y como familia, más allá de los lazos de sangre.

 

Los tótems humanos expresan la necesidad humana del contacto corporal para estructurar nuestra percepción de realidad y de nuestra existencia como seres sociales. El contacto físico valida nuestra relación interpersonal a un nivel de “sentido de realidad” mucho más fuerte que la validación social construida desde el lenguaje, y esto refuerza nuestra percepción de nosotros mismos y fortalece nuestra autoaceptación en la medida en que desde el contacto físico nos sentimos validados por el otro, trascendiendo la sexualización del cuerpo para fortalecer la idea de que nuestros cuerpos son instrumentos sociales y validantes, y no solamente presentan una funcionalidad sexual y reproductiva. El hecho de trabajar estos cuerpos al desnudo llama a la reflexión de que necesitamos aprender a trascender el tabú religioso y moralista que se ha promovido en todas nuestras culturas que reducen la capacidad sensorial e intelectual humana a que el cuerpo es solamente un objeto de consumo sexual.

 

CONSTRUCCIONES CORPÓREAS

En contraposición a los Tótems, las construcciones corpóreas presentan al ser humano y su cuerpo como engranajes pertenecientes a un sistema o a una estructura que utiliza a las personas como partes de un sistema o ladrillos de un muro. Representando un sistema social actual que ya no considera a las personas como individualidades y riqueza cultural, sino que asume al ser humano como “usuario” aprovechable y controlable para predecir por algoritmos sus acciones y funciones en beneficio de un sistema de consumo. La persona es desechable como individuo y su valor se establece en la medida en que puede ser utilizado como instrumento para un fin: Realidad construida por las mismas personas que en su afán de sentirse aceptados, incluidos y pertenecientes a colectivos y a estructuras sociales pueden alienarse a sí mismos al punto de perder su individualidad, y actuar copiando los comportamientos del grupo y la masa hasta fundirse en la homogeneidad sin criterio individual o pensamiento crítico. La finalidad de muchos es pasar desapercibidos dentro de la manada para no enfrentar ningún riesgo en la vida, y fundirse en el colectivo para obtener estabilidad y confort, a costa de su alma.

 

Las obras resultantes de este proyecto, tanto en la categoría de Tótems como en Construcciones corpóreas serán:

  • Dibujos y pinturas de mediano y gran formato

  • Esculturas murales, torres y altos relieves

  • Obras digitales: pinturas y dibujos digitales a partir de material fotográfico. (los rostros serán reintervenidos y no serán reconocibles, al igual que otras marcas corporales distintivas, a menos que el o los modelos deseen ser reconocidos y lo manifiesten por escrito)

DESARROLLO DEL PROYECTO

En concordancia con el planteamiento de Araújo Santoyo de que la obra de arte no es una creación individual sino un desarrollo colaborativo donde la intervención de los modelos es tan valiosa como la participación del artista, se propone:

Los candidatos que deseen vincularse al proyecto como modelos serán voluntarios, que serán entrevistados directamente por el artista y seleccionados en función de los criterios físicos (de todo tipo) y rasgos de personalidad, intereses y afinidad encontrada por parte del artista.

Para este fin, deberán completar el siguiente formulario, especificando sus datos de contacto.

 

Por temas de Covid, Las entrevistas podrán ser virtuales o presenciales, según la comodidad y preferencias de cada modelo. Se acordará con cada participante un horario para las mismas y en caso de las entrevistas virtuales, les enviaremos un enlace por correo electrónico y/o WhatsApp

Es importante recordar que no se realizarán poses individuales ni se buscan protagonismos en las obras, y que las escenas donde participarán los modelos son composiciones colectivas donde los cuerpos de todos los participantes entrarán en contacto unos contra otros. También es indispensable entender y aceptar plenamente que no hay connotaciones sexuales o eróticas en este proceso, y cualquier comportamiento, actitud o expresión en ese sentido, que pudiera incomodar a cualquiera de los presentes, estará absolutamente prohibido, e implicará la inmediata expulsión del proyecto de quien “cometa el acto”, así se quiera pretender que se trate de un malentendido.

Si algo de esto genera algún tipo de incomodidad por favor absténgase de participar.

Quienes sean seleccionados podrán participar como modelos, y además podrán aportar ideas para el desarrollo del material fotográfico con el que se hará el proyecto, (toda vez que estas ideas se enmarquen dentro de los lineamientos del proyecto).

Una vez se hayan completado un cierto número de obras, el artista ofrecerá a los modelos participantes la posibilidad de escoger una de ellas para recibir una reproducción digital en alta resolución para ser impresa en formato de pliego o medio pliego (el formato estará determinado en el archivo, según el criterio del autor). La impresión corre por cuenta de el/la modelo, y podrá traerla al taller para ser firmada por el artista, de propiedad del/la modelo. (se anexará el correspondiente certificado de autenticidad)

Estas obras estarán disponibles cuando la exposición se haya completado en su totalidad (de 6 a 12 meses, dependiendo de la agenda de las galerías en donde se realice la exposición)

Registro
arrow&v